Oración frente a una Enfermedad Propia o Ajena

Niego la apariencia de toda afección física

No la acepto ni para mí, ni para nadie.

La única Verdad radica en el Espíritu.

Y todo lo inferior se amolada a mi Palabra.

Al Yo reconocer la Verdad.

En Nombre de Jesucristo que nos autorizó.

Decreto que yo y todos somos vida, la vida es salud, fuerza y alegría.

Gracias Padre que me has oído.


Amen